sábado, 14 de abril de 2012

Diálogo, organización y establecimiento de acuerdos; apego a la legalidad; respeto a los derechos humanos; responsabilidad y compromiso en la participación.

Algunas habilidades, hábitos y valores que desarrollamos gracias a la participación social son el diálogo, la organización, la capacidad de establecer acuerdos en un clima de tolerancia, respeto, solidaridad, compromiso y cooperación, Pero este aprendizaje no se realiza por sí mismo, hace falta poner en práctica los siguientes puntos:



  • Dialogar con base en buenos argumentos, es decir, razonamientos o pensamientos coherentes y útiles, que le den fuerza a nuestras ideas o posturas ante cada situación. También es necesario que todos aprendamos a escuchar a nuestros interlocutores con atención y respeto.
  • Asumir un papel activo e involucrarse. Esto implica que cada participante debe trabajar en equipo procurando que tanto su labor como la del resto del grupo se realice de manera eficaz.
  • Corresponsabilizarse, compartir la responsabilidad con el resto del grupo, para lo cual es indispensable que cada individuo actúe de manera comprometida, dando siempre lo mejor de sí mismo. También se necesita que cada quien sea responsable, paciente y ordenado respecto a su labor y actitud ante el grupo.
  • Practicar la tolerancia y apertura hacia los demás, ya que la participación implica convivir con personas que comparten algunos puntos de vista u objetivos con los miembros de un grupo, pero también son y piensan diferente que los demás.
  • Establecer acuerdos. Para lo cual es necesario aprender a debatir y negociar. Esto tiene que ver con la práctica del diálogo, la tolerancia y la apertura, ya que por lo general con el debate y la negociación se trata de resolver asuntos de diversa índole mediante discusiones organizadas, ajustando  los diferentes puntos de vista para llegar a un acuerdo ventajoso para todos.
  • Analizar toda información y cuestionarla favorecerá no sólo el resultado de los puntos anteriores sino que también mejorará la calidad de la participación y ayudará a quienes participan a solicitar, hacer o demandar lo que les corresponde conforme a sus derechos o necesidades.
  • Conocer el entorno, tanto natural como social y cultural e interactuar en él. De esta manera todas las personas que participan en alguna actividad estarán en mejores condiciones para conocer y reflexionar sobre los problemas que se les presenten o quieran resolver y para investigar y adoptar las mejores vías de solución.
Como consecuencia de todos los puntos señalados , la participación amplía las posibilidades de auto-conocimiento, este hecho, a su vez, amplía las posibilidades de cada uno para conocer a los demás y conllevará a extender, propagar o divulgar el espíritu de participación entre las personas con las que convivimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario